Carreros en conflicto: la criminalización del trabajo

La utilización de caballos para la recolección de basura y materiales reciclables, se encuentra en el ojo de la tormenta desde hace varias semanas. Mientras desde el Estado provincial se impulsan proyectos de ley para prohibir la tracción a sangre, los carreros alzan la voz para defender su fuente de ingreso.

En Pausa en el Aire dialogamos con Marco Villano, uno de los abogados de la ONG Tramas, que asesora y acompaña a la Asamblea de Cirujas en Lucha ante las denuncias por maltrato de los animales y el secuestro de los mismos por parte de la organización SOS Caballos. Al respecto, Villano decía: “algo que tiene que quedar claro es que todos estamos a favor de la salud del animal, lo que pasó ahora es que se presentaron proyectos de ley para prohibir la tracción a sangre y ninguno de esos proyectos contempla la situación de las personas que tienen que trabajar y vivir de eso”.

 

 

Villano también comentó que profesionales, docentes y estudiantes de la Cátedra de Prácticas Hospitalarias de Grandes Animales de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL vienen trabajando junto a los carreros en la atención hacia los animales. Cada martes, en la plaza de Santa Rosa de Lima, capacitan a los dueños de los caballos respecto de la prevención de enfermedades, realizan seguimientos y facilitan medicamentos “Se atiende a más de 30 animales por semana, lo que también demuestra la predisposición de la gente a tenerlos en buen estado. Para ellos no son sólo una herramienta de trabajo, los tratan como a sus mascotas, y cuando se ha encontrado un animal en mal estado no es por maltrato, es porque quizás le faltaba alguna vitamina o medicamento.”

Consultado sobre los casos en que han debido enfrentar denuncias de la organización SOS Caballos, el abogado de Tramas expresó:

 

 

Tanto Tramas como otras organizaciones realizaron una asamblea en el Parque Garay a la cual concurrieron más de 70 personas que se dedican al cirujeo y utilizan caballos para ello. «Según lo que estuvimos charlando, se habla de que unas 1.500 personas están cirujeando hoy en la ciudad, y que incluso algunas que habían dejado de hacerlo están volviendo, ante un contexto social que es cada vez más difícil», comentó Villano. Ante esta situación, están trabajando en un proyecto alternativo que priorice el trabajo de los recolectores urbanos, considerándolos prestadores de un servicio público, ya que en algunos barrios donde el municipio no realiza la recolección de residuos son estos mismos vecinos quienes se encargan de hacerlo.

 

 

PAUSA-EN-EL-AIRE-OK

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí