Barrio 88 propone la creación del Programa Municipal de Cuidados

El concejal Guillermo Jerez presentó un proyecto de ordenanza cuyo objetivo es la redistribución de las tareas de cuidado, ejercidas mayormente por mujeres y otras identidades feminizadas.

Desde el Concejo Municipal, Barrio 88 propone la creación del Programa Municipal de Cuidados (PMC) para la ciudad de Santa Fe. Según indicaron desde el espacio, la iniciativa está dirigida a «garantizar el derecho que todas las personas tenemos de ser cuidadas, a cuidar y a autocuidarnos». «Este dispositivo regirá las políticas públicas ya existentes en materia de cuidados, a la vez que tenderá a mejorarlas y darles mayor alcance. También promoverá los cambios normativos necesarios para una distribución más justa de estas tareas, que hoy y desde siempre recaen mayormente en las mujeres», explicaron.

La propuesta se propone garantizar el derecho de todas las personas a ser cuidadas, a cuidar y auto-cuidarse; el establecimiento de políticas para las primeras infancias, personas adultas mayores y personas con discapacidad; la articulación de servicios públicos y privados y fortalecer las organizaciones comunitarias, además de profesionalizar las tareas de cuidado y elevar la calidad de los servicios. En ese sentido, el programa estará a cargo de la formulación, implementación, coordinación, monitoreo y evaluación de políticas públicas integrales de cuidados con perspectiva de género.

«Creemos necesario iniciar un debate en relación a los cuidados, con el fin de darles la jerarquía que les corresponde en la dinámica social», sostuvieron desde Barrio 88. El espacio representado por Guillemo Jerez en el Concejo local indicó que las tareas de cuidado son «un derecho para quien lo precisa y un trabajo quien lo brinda, por lo que el Estado debe pensar políticas públicas que tiendan a reconocerlas, remunerarlas y redistribuirlas».

¿Cuál es la situación del cuidado en la ciudad de Santa Fe?

Barrio 88 también presentó un relevamiento sobre la situación de las tareas de cuidado en nuestra ciudad. «La elaboración del mismo presentó dificultades, ya que la falta de reconocimiento de los cuidados como una actividad fundamental para la producción y reproducción de nuestra sociedad redunda en que no haya abundancia de datos al respecto», señalaron desde el espacio.

«Sin embargo, a través de la información obtenida, se constata claramente la histórica división del trabajo que ubica a las mujeres como las principales cuidadoras de niños, discapacitadxs y personas de la tercera edad, ya sea de forma remunerada o no», explicitaron. Según el relevamiento, el 18% de las tareas de cuidado son realizadas por varones.

El informe, que puede descargarse aquí, indica a su vez que en la ciudad de Santa Fe existen 17 jardines municipales, a los que asisten más de mil quinientos niños y niñas. En cuanto al cuidado de adultos y adultas mayores, existen programas municipales de capacitación que buscan profesionalizar esa tarea.

A partir de 2019, quienes egresan de dichas capacitaciones pueden inscribirse en el Registro Municipal de Cuidadores Domiciliarios, creado por la ordenanza 12035, «cuya finalidad es facilitar a quienes requieren de cuidados la posibilidad de obtener información de las personas que brindan este servicio a personas adultas mayores».

Según el relevamiento de Barrio 88, «en cuanto a las personas con discapacidad, en la ciudad existen centros de día que son, mayormente, de gestión privada y, aunque la gestión municipal cuenta con un área correspondiente a Discapacidad, no hay disponible información actualizada que permita realizar un relevamiento de esta población, ni de las instituciones destinadas a los cuidados de las mismas».

La red de cuidados público/comunitaria existente incluye además merenderos, copas de leche, centros de atención familiar. «La mayor cantidad se encuentran en los barrios populares del cordón oeste de la ciudad, cuya población se compone, de acuerdo a los datos del Relevamiento Nacional de Barrios Populares, de un 41,3 % de niñas, niños y adolescentes de entre 0 a 19 años de edad», comenta el documento.

«Asimismo, los barrios populares cuentan con una población compuesta por 51,57% de mujeres, de las cuales el 68,5% son responsables de las viviendas, es decir que se encargan de realizar las tareas de mantenimiento del hogar: limpiar, cocinar, cuidar de otras personas, administrar los recursos económicos, entre otras», puntualiza el informe.

«Previo a la situación de aislamiento social y obligatorio, en Santa Fe existían más de 46 merenderos, copas de leche y comedores distribuidos por toda la ciudad, a cargo de distintas organizaciones sociales y de vecinas y vecinos de barrios populares», describen desde Barrio 88.

«En la actualidad, como consecuencia de la situación económica y la imposibilidad de salir a trabajar, proliferaron los espacios de este tipo, en distintos barrios de la ciudad, buscando dar respuesta a la demanda que es cada vez mayor», indican. A su vez, se contabilizan once centros de asistencia familiar en la ciudad.

«La emergencia sociosanitaria que sacude a la región y al mundo como consecuencia de la pandemia del coronavirus, recrudeció las desigualdades en Argentina, país en el que más de 15 millones de sus habitantes son pobres y en donde ser mujer o disidencia constituye un agravante», manifiestan desde Barrio 88. «Al hacinamiento en las viviendas y la falta de ingresos, se le suman las tareas de cuidado y comunitarias que recaen casi exclusivamente en los cuerpos feminizados; tareas que, a pesar de ser vitales, aún son consideradas un acto de ‘amor’, en vez de ser reconocidas como un ‘trabajo no pago'», sostienen.

En ese sentido, «desde el Estado también debe promoverse la redistribución de dichas tareas entre varones y mujeres, con el objetivo de disminuir el condicionamiento que las segundas tienen en el uso de su tiempo a raíz de su rol preponderante como cuidadoras», argumentan. El proyecto de ordenanza presentado buscará regir y organizar los recursos existentes en pos de avanzar hacia un horizonte de distribución de una tarea históricamente invisibilizada.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí