Informe sobre los casos de femicidios y travesticidios registrados durante 2018 en Santa Fe. El 47% de los femicidas eran jóvenes, el 60% eran parejas o ex parejas. El 38% de las mujeres fueron quemadas.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres, que se conmemora el 25 de noviembre de cada año en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia publicó el Informe de Femicidios en Santa Fe, elaborado en base a la información publicada por diarios locales y provinciales, y las intervenciones del Poder Judicial.

Según el Registro Único de Violencias hacia las Mujeres (Ruvim), que se aloja en el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), entre enero y octubre de 2018 fueron asesinadas 16 mujeres y travestis en la provincia. De este total, 10 crímenes son registrados como femicidios, mientras que otros seis son identificados como homicidios dudosos, donde también se registra un travesticidio.

Esta diferenciación entre femicidios y muertes dudosas bajo sospecha de femicidio se da en base a la inculpación que define el Poder Judicial en la audiencia imputativa, donde el 53% de las imputaciones fueron planteadas como “homicidio calificado por el vínculo y como homicidio calificado donde mediare violencia de género”. También, en este período, se realizó una imputación por “femicidio no íntimo” –en el caso de la muerte de la docente Vanesa Castillo– por no existir una relación previa de pareja o expareja pero que es una muerte que se da “en contexto de violencia de género por el solo hecho de ser mujer, y mantener una relación desigual de fuerza, en una situación de robo y venganza”.  

Cuerpos jóvenes

En el desglose de los datos, se puede observar que un 63% de las mujeres asesinadas y el 47% de los femicidas tenían entre 18 y 30 años de edad. Las parejas y ex parejas representan casi el 60% de los autores de los crímenes (35% pareja conviviente y 24% expareja).

La modalidad de muerte sigue mostrando datos escalofriantes: el 38% de las mujeres fueron quemadas. Tortura, saña y, para las sobrevivientes, la marca de la violencia machista en sus cuerpos, en la piel, para siempre.

El momento del día en el cual se perpetraron la mayor cantidad de asesinatos fue la tarde (27%), mientras que entre la noche y la madrugada se produjo el 60%. El 56% de las muertes tuvo lugar en la propia vivienda de la víctima.

El Ruvim también da cuenta de dos situaciones en las cuales las mujeres habían denunciado situaciones de violencia. Una de ellas, tuvo tres intervenciones de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia cuando era menor de edad, con denuncias en la comisaría de la mujer de Coronda. Dos de las víctimas, además, se encontraban en situación de prostitución.

Por último, el registro constata que, a causa de todos estos crímenes, 24 niños y niñas perdieron a sus madres y que, durante el mismo período, 129 mujeres con 144 niños y niñas transitaron por la Red de Casas de Protección y Fortalecimiento.

Femicidios por región

En cuanto a la distribución geográfica de los femicidios, el mayor índice se da en la Región 4 (Rosario, con seis asesinatos y Villa Gobernador Gálvez con), sigue la Región 3 (Recreo, Coronda y San José del Rincón, con un femicidio cada una, y Santa Fe con dos), la Región 2 (Ceres y Suardi, con un femicidio cada una), la Región 1 (con un feminicidio en Fortín Olmos) y la Región 5 (con un feminicidio en Rufino).

Otros datos

Luego de la primera marcha Ni Una Menos, el 3 de junio de 2015, las cifras de femicidios y travesticidios comenzaron a tomar mayor relevancia, transparentando una situación que hasta entonces había navegado en la nebulosa de los crímenes pasionales y la violencia doméstica. Desde aquella masiva manifestación hasta la realizada este año, se registraron 871 femicidios y 24 travesticidios en todo el país (133 en Santa Fe). La mayoría de las víctimas, un 35%, tenía entre 15 y 25 años.

Relevar el porcentaje de casos que ya tenían algún tipo de intervención es un dato clave para proyectar políticas que, efectivamente, protejan a las mujeres. En este sentido, se encontró que un 17% de las víctimas había realizado denuncias previas, y el 10% tenía medidas de protección dictadas por la Justicia.

Al igual que lo evidenciado en los casos registrados a nivel provincial, el lugar más peligroso para las mujeres sigue siendo su propio hogar: 63% de los femicidios se cometieron en la vivienda de la víctima. Con estos 871 femicidios, además, 908 niñas y niños quedaron sin madre en todo el país.

Foto: Titi Nicola

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here