El consumo de carne vacuna en 2018, entre los más bajos de la historia

Según datos oficiales, en 2018 los argentinos consumimos en promedio unos 56 kilos de carne. Es tercer peor año en la historia para los amantes de la vaca. Tras una fuerte caída en noviembre y diciembre, no hay registro del impacto de la suba de precios de enero.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina publicó sus estadísticas sobre consumo per cápita de los deliciosos bovinos. Con 56,37 kilos consumidos per cápita en el año, en 2018 se registró una merma del 1,89% respecto de 2017, convirtiéndose así en el tercer peor año de la historia, detrás de 2016 (55,32 kilos) y 2011 (55,2). La era Cambiemos ostenta el récord de tener dos de los tres peores años del consumo vacuno argentino. En la comparación, hubo una baja del consumo de un 3,78% entre 2018 y 2015.

La caída en el consumo durante 2018 se produjo a pesar de que el aumento en los precios de la carne estuvo muy por debajo del aumento general de la inflación. Según el Indec, los precios en general subieron un 47,6% en el año, mientras que el asado, por ejemplo, apenas aumentó un 32,42%. Claro que buena parte de los sueldos ni siquiera tuvo aumentos cercanos al 30%, con la excepción de los gremios beneficiados con la cláusula gatillo.

Como un indicador duro de la crisis, en noviembre de 2018 se comieron 4,52 kilos de carne vacuna per cápita y en diciembre unos 4,31 kilos. Por sí solas las cifras no dicen nada, excepto si se las compara con todos los otros noviembres y diciembres de la historia: los de 2018 fueron los peores desde que hay registro.

Nunca hubo un peor noviembre y diciembre para los amantes de la vaca. Sin embargo, recién a mediados y finales de enero cayó un duro sablazo en los precios de nalgas, costillas, riñones y demás manjares que ofrece con su vida el noble y abombado animal que puebla las pampas. En carnicerías de la zona céntrica de Santa Fe todos los cortes de carne superan los 200 pesos, mientras que el kilo de chinchulín bordea los cien pesos. Y se augura que en febrero vendrán todavía más aumentos. Seguramente, en este como en tantos otros aspecto del consumo popular, 2019 será todavía más triste que 2018.

 

Un solo comentario

  1. Mala noticia en materia economía, buena noticia en materia conservación del planeta. Necesitamos transformar nuestra economía para no ir en contra del medio ambiente… estoy dando por sentada información disponible en la red: la ganadería es la principal fuente de contaminación del planeta. Saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here