Ya hay menos trabajadores en blanco que en 2015

Los últimos datos oficiales muestran que en febrero había –en todo concepto– apenas 50 mil trabajadores en blanco más que en noviembre de 2015. Sólo en febrero 31.769 personas perdieron su laburo registrado: a esta altura de abril ya se debe haber atravesado el piso de 2015. 

Los datos de la Secretaría de Trabajo muestran cómo la llegada de Cambiemos destruyó el mercado laboral. Después de 39 meses relevados, la cantidad de trabajadores registrados en todo concepto –desde los privados hasta los monotributistas sociales– apenas es un 0,42% superior a la de noviembre de 2015 cuando, como mínimo, tendría que ser casi un 5% superior sólo para mantenerse a la par con el crecimiento de la población. La tendencia es preocupante, ya que en todo 2018 unas 229 mil personas perdieron su trabajo registrado, mientras que en apenas dos meses de 2019 fueron 65 mil los que quedaron afuera. La crisis se acelera.

Descontando que la malaria continuó en marzo y abril, ya se puede presumir que hoy hay menos trabajadores registrados que en noviembre de 2015, último mes sin plaga neoliberal. La gestión Cambiemos suma un nuevo récord negativo a su gestión, que va en la misma estantería que el las caídas históricas del consumo y la producción, sobre todo la de mayor valor agregado. Macri es un inservible, al menos para los trabajadores, ya que en otra estantería están los récords de especulación financiera, endeudamiento externo, ganancias bancarias y fuga de capitales, al menos desde la híper de 1989 a la fecha.

Destrucción

Las diferencias son abrumadoras. Entre 2012 y 2015, que no fueron ni de lejos los mejores años de kirchnerismo, en promedio unas 23.632 personas conseguían un laburo en blanco por mes. Con la llegada de Macri, ese promedio bajó a 1284. Es 18 veces inferior. Pero peor es la comparación cuando se desagregan los datos: se comprende que la cifra positiva es un engaño sostenido a fuerza del pago del monotributo.

El presidente insiste en que su obsesión es el “empleo de calidad”, la forma en la que nombra al trabajo privado registrado. Sin embargo, la mísera diferencia de 50.057 trabajadores registrados nuevos desde noviembre de 2015 se debe pura y exclusivamente al empleo público, el trabajo doméstico y el monotributo. Durante la era Macri unas 194 mil personas consiguieron un trabajo registrado y unas 144 mil lo perdieron. El 59,9% de las personas que consiguieron un trabajo registrado son monotributistas.

Más claro: si no fuera por los monotributistas, durante la era Cambiemos se hubieran destruido unos 1449 trabajos registrados por mes.

Las peores cifras se ven en el trabajo privado. Con Cambiemos se destruyó el 1,88% del trabajo privado registrado existente en noviembre de 2015. En el período 2012-2015, ese en el que supuestamente no se creaba trabajo, unas 3421 personas, en promedio, conseguían un “empleo de calidad” por mes. Llegó Macri y revirtió completamente esa cifra: en promedio unas 3028 personas perdieron su “empleo de calidad” por mes.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here