El campo es la patria, dicen, y especulan como nunca en la peor crisis de la historia

La venta de oleaginosas al exterior es la más baja desde 2007. No hubo sequía, ni tampoco la actividad está restringida por la cuarentena. Es más: es «esencial» desde el 20 de marzo a la fecha. Sin embargo, a los gauchos les sobra espalda y avaricia para dejar el grano en sus silobolsas y especular en plena pandemia.

Feliz 25 de Mayo pasan los que pueden amarrocar su riqueza y vivir tranquilos mientras tanto, pese a las penurias que pasa la mayoría de la población durante la pandemia. Tal es el caso de los productores rurales de oleaginosas –como los sojeros–, que en plena crisis y pese a no tener ninguna restricción, redujeron la liquidación de divisas por exportaciones a los niveles de 2007. Una contracción que sólo se explica por su espalda económica y su avaricia especuladora, ya que la cosecha fue exitosa.

Según los datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina, en abril la liquidación de divisas del complejo oleaginoso y los exportadores de cereales del país estuvo un un 20,3% abajo que la de abril de 2019. Con la excepción de 2018 (año de fuerte sequía), los 1524 millones de dólares liquidados en abril son la cifra más baja desde los 1504 millones de abril de 2007.

El acumulado de enero a abril muestra que este año se llevan liquidados unos 5017 millones de dólares, un 17,8% menos que en el mismo período de 2019. Sin excepciones, ese monto es el más baja desde los 4315 millones liquidados en el mismo período de 2007. Un salto atrás de 13 años: esa es la dimensión de cómo los productores agropecuarios especulan y de cómo presionan para una devaluación en un país que tiene una necesidad estructural de divisas, aun en el marco de la parálisis generada por la pandemia.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí