Sadop reclama mejoras salariales y condiciones seguras de trabajo para regresar a las aulas

En el marco del debate sobre la vuelta a la presencialidad, Sadop reclama un aumento salarial y que las escuelas estén en condiciones para asegurar el cuidado de la salud de docentes y estudiantes.

El Ministerio de Educación ya comienza a hablar del regreso a la presencialidad en las escuelas. Desde el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) de Santa Fe reclaman, para volver, la reapertura de la paritaria, la recomposición salarial y el establecimiento de condiciones seguras de trabajo. Este viernes hubo una reunión en la que participaron los gremios y la Ministra de Educación de Santa Fe, Adriana Cantero.

En dialogo con Pausa, el secretario general de Sadop, Pedro Bayúgar, sostuvo que «para volver a las escuelas, el primer requisito que exigimos que se solucione es la cuestión salarial. Porque de lo contrario se pretende embarcarnos en un proyecto de condiciones de trabajo donde lo salarial no tiene nada que ver, y para nosotros sin resolver la cuestión salarial no es posible pensar en volver a las escuelas».

Esta semana, desde Sadop Santa fe circuló un comunicado en el que manifestaban: «La invisibilización de nuestro trabajo quedó expresa en nuestra provincia con la precarización que afrontamos en términos de recomposición salarial, de condiciones laborales y recortes de licencias. Nuestras voces representadas a través de los sindicatos, fueron a menudo, desestimadas imponiéndose una modalidad de decisión unilateral por parte del Ministerio de Educación de la Provincia. Pero es aún mayor: no fuimos convocadxs para aportar al diseño de dispositivos que territorialmente dieran respuestas efectivas; ya que nadie mejor que nosostrxs mismxs, conocemos las realidades de cada lugar de trabajo».

En este sentido, Bayúgar agregó: «Hay una invisibilización porque muchos periodistas y funcionarios dicen ‘cuando vuelvan las clases’ y las clases hoy existen. No hay una consideración de que el docente se ha hecho cargo de todo: pone la computadora, pone la conectividad, lleva los materiales a las casas de sus alumnos si es necesario. Todo eso marca el esfuerzo que han hecho los docentes sin ningún reconocimiento salarial, ni de horas extras, ni de los gastos de conectividad. ni de los inconvenientes que han tenido» para garantizar la continuidad pedagógica.

«Somos la única provincia que no tuvimos recomposición salarial, y no hay razón para no tenerla. La crisis económica es del país, no es solamente de Santa Fe y la nación asiste a Santa Fe como a todas las provincias. Así como las demás provincias han recompuesto el salario de los docentes en general, Santa Fe también tiene que recomponer, teniendo en cuenta lo que la misma provincia ofreció un su momento: una metodología de adecuación salarial superior a la cláusula gatillo. Hoy estamos 11 puntos abajo de la cláusula gatillo», recordó el dirigente de Sadop.

«Creemos que todo tiempo se agota, toda paciencia se termina y toda espera llega a su fin. La provincia sabe que está en deuda con los trabajadores de la educación y debe saldarla, porque de lo contrario no puede esperar tener ni educación ni educación de calidad», afirmó.

Condiciones de seguridad e higiene

En relación a las condiciones de trabajo en las escuelas, Bayúgar señaló que «hicimos una propuesta sobre condiciones mínimas que se necesitan para empezar a pensar realmente en la posibilidad de volver a las escuelas. Los protocolos de todas las escuelas tienen que contemplar condiciones de trabajo seguras para los docentes». El referente gremial indicó que se va a constituir un Comité Mixto de Seguridad e Higiene para las escuelas privadas del norte provincial, en la que participarán el Arzobispado de Santa Fe y los obispados de Rafaela y de Reconquista. «Esos comités tienen como objetivo velar por la higiene y la salud laboral de los trabajadores y serán los que tengan que supervisar el cumplimiento de los protocolos y denunciar las situaciones en las que no se cumplan», explicó Bayúgar.

Además, el docente aseguró que «hace falta mucha inversión en cuanto a lo edilicio y a cosas fundamentales, que no es solamente la pistolita para controlar la fiebre: la provisión de agua potable, de ventilación, de las dimensiones de las aulas». «Todo eso requiere inversión, porque hasta ahora las escuelas han funcionado como han podido y ahora se tendrán a adecuar a mínimos estrictos y reglamentarios donde se pondera a salud por encima de cualquier cosa. Creemos que esa inversión tendrá que hacerla el Estado, o el Estado y los empleadores. Pero primero tendrán que resolver la cuestión salarial», aseveró.

«Los protocolos, las condiciones que se establezcan a nivel nacional y local deberán ser cumplidas. La respuesta de la ministra [Cantero] en ese sentido fue terminante: el establecimiento que no responda a los requerimientos mínimos establecidos en los protocolos, no podrá abrirse a la actividad escolar cuando volvamos», contó, sobre la reunión. «Eso es muy importante porque quiere decir que no va a haber excepciones y que tendrá que haber inversiones importantes», valoró Bayúgar.

«A los alumnos se los puede reubicar, lo que no se puede es provocar una situación de contagio, de deterioro de la salud de los trabajadores y de los alumnos porque un edificio no es el adecuado», consideró el referente gremial.

Con respecto a la posibilidad de generar instancias mixtas de trabajo, entre la presencialidad y la virtualidad, Bayúgar sostuvo que «a la educación virtual dos tercios del sistema educativo provincial no la puede aplicar, porque los docentes o los alumnos no tienen computadoras, ni la conectividad es gratuita, buena, estable y eficiente como para sostener un proceso de enseñanza y aprendizaje». «Si esas condiciones hasta ahora no se han dado, dentro de dos meses, que sería el tiempo que nos falta para volver a las escuelas, no vamos a tenerlas», indicó.

«Lo que hay que asegurar es que los cuadernos o cuadernillos estén puntualmente en las escuelas al momento de volver a las escuelas y de esa forma poder apoyarse en esos elementos escritos, que su elaboración no tenga que caer nuevamente sobre las espaldas de los docentes. Esos materiales tienen que estar provistos por el Estado provincial o por los empleadores. La provincia tiene imprenta, tiene posibilidades y tiene recursos y todas estas cosas tienen que estar en el momento en que volvamos a las escuelas para que ese proceso se pueda dar con alternancia de educación presencial y virtual», propuso.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí