Culminaron las obras en el Molino Marconetti, que será la sede de las escuelas de arte de la ciudad. Habrá un piso para cada una y una biblioteca común.

La nueva sede del Liceo Municipal Antonio Fuentes de Arco se inauguró el viernes 7, a las 19:30, en el ex Molino Marconetti, ubicado en el dique II del puerto. El acto oficial lo encabezó el intendente, José Corral y la secretaria de Educación, Érika Figueroa, junto a otros funcionarios municipales. En representación de toda la comunidad educativa del Liceo ofició la profesora Liliana Larroquette. La nueva sede albergará a las Escuela de Estética Infantil (EDEEI), la Escuela de Música, la Escuela de Diseño y Artes Visuales y la Escuela de Danza, con una población de estudiantes cercana a los 2000. La Escuela de Idiomas, seguirá funcionando en la Estación Belgrano. La inversión demandada para la obra llevada a cabo en el edificio fue de $51.974.339, aportados por el Municipio a través del Fondo de Asistencia Educativa.

Ubicación de las escuelas

La distribución de los espacios fue diseñada para que se superpongan y avancen sobre la nave central. El criterio de la intervención apuntó a la localización de una escuela por cada piso, considerando el área necesaria para el desarrollo de sus clases y la edad del estudiantado. Los niveles están estructurados a partir de la circulación vertical, mediante escaleras y ascensores que conforman un hall por cada piso.

El Liceo, con casa nueva a su medida

La planta baja y el primer piso alojarán a la EDEEI, el segundo la Escuela de Música, el tercero a la Escuela de Diseño y Artes Visuales y en el cuarto, que ocupa el desarrollo completo de planta, se ubicará la Escuela de Danzas. En el quinto y último nivel, sobre el sector de los silos, habrá una biblioteca y mediateca de uso común, que tendrá una expansión sobre una terraza mirador. También este sector estará destinado para el desarrollo de clases teóricas. Así, el edificio nuevo acumulará una superficie de 4700 m2.

Nuevo colectivo

Según el municipio, está previsto que después de Semana Santa comience a funcionar la línea 20 del transporte público de pasajeros por colectivos, que ingresará al puerto y permitirá que alumnos y docentes del Liceo puedan llegar al nuevo edificio del complejo educativo. El 20 tendrá su parada en la Estación Belgrano por calle Avellaneda. Para ingresar al área portuaria, cruzará la Alem, a través de Marcial Candioti. Dentro del ente portuario hará un recorrido interno que lo depositará nuevamente en Alem, para abandonar la zona por calle La Rioja. Los usuarios del 20 podrán combinar su trayecto con las líneas 2, 3, 9, 10, 14 y 15.

La inauguración

En el acto oficial, Liliana Larroquette, docente desde hace 25 años de la Escuela de Música afirmó que “fue un día de júbilo”. También, aseguró que: “Fue un trabajo arduo, que demandó mucho tiempo y generó muchas expectativas”. Por otra lado, Corral manifestó que: “En el Molino Marconetti no sólo vamos a generar artistas sino también oportunidades de vida, algunos desde la docencia y otros integrándose a las industrias creativas y culturales, que generan valor y modos de vida” y agregó que: “Es mucho lo que podemos hacer los santafesinos cuando tenemos planes y podemos sostener las decisiones en el tiempo. Pensamos en grande y nos animamos a soñar, haciendo las cosas ladrillo por ladrillo.” Por su parte, Érika Figueroa dijo que: “Este es un momento importante pero no el único para la comunidad del Liceo Municipal, ya que desde hace unos años iniciamos un proceso para su puesta en valor.”

Además del discurso de los funcionarios y de Larroquette, formaron parte del acto un quinteto –Gabriel Mateos, Danilo Cernotto, Georgina Mussin, Nélida Kuster y Abel Rodríguez, todos ellos docentes de la Escuela de Música–  y distintas expresiones musicales y de danzas acompañaron el recorrido por el nuevo edificio, recién inaugurado.

Un solo comentario

  1. Hola, quiero aclarar que si bien estamos, alumnos y docentes, muy felices de tener al fin un edificio, las obras en el Molino NO están concluídas, o al menos eso esperamos, ya que:
    – No hay rampas de acceso;
    – No hay ascensores funcionando;
    – El día lunes 17 no había electricidad para el comienzo de clases del terciario;
    – Las aulas están «peladas»: no hay bancos ni pizarrones;
    – Filtración de agua desde el cuarto piso hasta el segundo, donde frena la filtraciónh el piso de parquet del aula de audiciones de la Escuela de Música (si no logran frenar la gotera, el piso quedará inutilizado en una semana);
    – Baños clausurados;
    – Instalaciones eléctricas «a la vista», con los cables sueltos;
    – La supuesta biblioteca no existe: la quinta planta es aún un lugar con acceso restringido, ya que ahí los obreros están trabajando.
    Eso y más en el edificio que nos entregaron como «terminado». Si el total de la inversión que anunciaron ya se utilizó, en breve estaremos teniendo clases en los terrenos aledaños, ya que el edificio aún es inseguro y no cuenta con la infraestructura necesaria para el funcionamiento de las escuelas.
    Debo mencionar también que estuve tomando fotos, ya que el edificio es precioso, fotos para tener un recuerdo personal de cómo lo habitamos. y una empleada del cuarto piso me frenó diciéndome que no podía tomar fotos sin antes una nota de permiso de la dirección de cada escuela… ¿Será que no hay que documentar las falencias?
    Dejo el link con la circxular que el Centro de Estudiantes está enviando por facebook: https://www.facebook.com/groups/108261989211975/permalink/1418333841538110/
    Gracias!

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí