Reacciones argentinas ante el Golpe de Estado en Bolivia

Para el presidente boliviano está en juego el futuro de América Latina.

Ya lo repudiaron CFK, el bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ y la CTA. Se espera por Alberto Fernández. Cancillería todavía no emitió comunicado. El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se entretiene dándole likes a golpistas. «La izquierda» da vergüenza gorila por Twitter y queda a la derecha de Ricardo Gil Lavedra.

Las demostraciones de apoyo a Evo Morales no tardaron en salir desde nuestro país. El Golpe de Estado en curso en Bolivia es una mala señal para todo el continente. Rápidamente, la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner dio a conocer su posición vía Twitter.

Lo mismo hizo el presidente electo, Alberto Fernández, también por la red del pajarito.

Por su parte, el bloque de diputados de Frente para la Victoria, comandado por Agustín Rossi, también se expresó en un comunicado que repudia «el golpe de Estado consumado en la tarde de hoy en nuestro país hermano de Bolivia en manos de las FFAA y los dirigentes opositores Fernando Camacho y Carlos Mesa». También dieron su apoyo a «Evo Morales Ayma y a Álvaro García Linera que han renunciado a la presidencia y vicepresidencia respectivamente para preservar la paz y la vida del pueblo boliviano, ante un contexto creciente de violencia como así también persecución a dirigentes sindicales impulsada por la derecha neoliberal». Por sí mismo, Rossi calificó en un comunicado lo sucedido en Bolivia: «Estamos ante un golpe de Estado clásico marcado por la violencia fascista».

Desde la CTA, Hugo Yasky también usó Twitter.

En el polo opuesto, el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj le metió su like a un tuit del golpista venezolano Juan Guaidó, que festeja a los golpistas de Bolivia. Ni siquiera tiene coraje para hacer un tuit propio el responsable del área del gobierno que auspició la doctrina Chocobar y que carga con las muertes de Rafael Nahuel y Santiago Maldonado.

Este tuit le gustó al cobarde de Avruj.

Próximo al gobierno, el abogado radical Ricardo Gil Lavedra, jurista de gran trayectoria, fue cortito y al pie. Por algo formó parte del jurado del Juicio a la Juntas Militares, en los 1985.

A la derecha de Gil Lavedra, hundida en un bloqueo epistemológico que ya parece irreversible, el sector político que se arroga la calificación de «la izquierda» emitió una serie de extraviados tuits que combinan altanería, antiperonismo e inutilidad en una cantidad mínima de caracteres y máxima de años haciendo lo mismo.

Como se ve, en esta «la izquierda» no tuvo divisiones, ni espionajes internos ni nada. Altamira y Pitrola coinciden donde pueden coincidir, tal como se revela en esos textos. Vale recalcar que luego «la izquierda» hizo su convocatoria a una concentración contra el Golpe de Estado. Mucho antes, «la rusa» había sido más clara: demasiada militante tienen con Myriam Bregman, quien sí fue taxativa de una con lo sucedido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here