Picante con la herencia y con los barrios de la periferia como eje. Emilio Jatón estrenó su traje de intendente. Recuperamos las partes destacadas de su discurso y de una mañana llena de coloridas escenas de la política local.

El refresco que trajo la breve lluvia de la madrugada permitió que los funcionarios lucieran trajes sin resoplar del sudor y que las funcionarias eligieran pantalón o palazzos, hasta con saquitos. El gabinete de Emilio Jatón, en su mayor parte un equipo cuya experiencia es 100% provincial, estaba a la expectativa en las afueras del ingreso al Concejo Municipal. Inquietos, recibían los saludos. Adentro del recinto ya estaba resguardado el staff saliente, desde el ex intendente José Corral hasta sus secretarios, como Andrea Valsagna, Ramiro Dall’Aglio o María Martín.

El desfile fue singular, el acto por la reelección de Corral en 2015 no contó con semejante concurrencia: hace 12 años que la ciudad no cambia de signo político. El primero en introducirse al edificio del Concejo fue Antonio Bonfatti, acompañado por Nahuel Caputto, el Charles Foster Kane regional, que se sentó como invitado especial con el resto de los funcionarios. Al llegar, el gobernador Omar Perotti apuntó directo a la prensa, caminando tranquilo desde 1° de Mayo y Salta. En el remolino se obtuvieron declaraciones fuertes. Perotti habló de connivencia entre el delito, la policía y la política y además ya dio apellidos de las nuevas autoridades de la fuerza.

Dentro del recinto del Concejo también estaba la vicegobernadora Alejandra Rodenas, el ex gobernador Miguel Lifschitz, el rostro mayor de la Justicia, Rafael Gutiérrez, los concejales, el nuevo gabinete y más invitados. Los concejales Juan José Saleme y Sebastián Pignata se llevaron varias miradas y salidas radiales tras el affaire de presidencias y saludos negados, más acusaciones cruzadas, que protagonizaron durante la última semana, llevando a la superficie la ruptura del brazo político de UPCN. Leandro González, presidente del Concejo e involuntario partícipe y beneficiario de esa menesunda, tomó la jura. «Por la gente, por tus viejos y por el respeto a la identidad de cada uno de los barrios y el compromiso de mejorar la vida de cada uno de los santafesinos» recitó González, una fórmula de puño y letra del nuevo intendente. En los aplausos, las gradas cantaron «Cooon Emiliooo Jatooón», siguiendo la melodía del riff de «Seven Nation Army» de los White Stripes, tal como hicieron durante toda la campaña.

Tras otras formalidades, vino el discurso.

La herencia 

El perfil del gabinete, lo dicho en la campaña y los lugares que visitó Jatón como senador y concejal, en ejercicio y en campaña, hicieron esperables las propuestas planteadas en su primer discurso; la novedad estuvo en las picantes críticas a la gestión anterior, sobre todo en la conferencia de prensa que posteriormente otorgó. De entrada, Jatón señaló que «Nos hacemos cargo de un municipio en crisis, con una deuda de más de mil millones de pesos». No es para nada poco si se considera que el déficit heredado de toda la provincia, según la estimación del gobernador Perotti, es de aproxidamente los nueve mil millones. «Vamos a poner énfasis en la herencia recibida. Vamos a estudiar número por número y se lo vamos a contar a los santafesinos», prometió Jatón.

Después, en la conferencia de prensa, fue lapidario. Entre otras cosas, señaló que no están garantizados los pagos de sueldos y aguinaldos porque todavía no pudieron acceder a la cuenta bancaria de la Municipalidad y no saben con qué se van a encontrar. «La Municipalidad está en crisis», repitió el intendente. Se puede escuchar hacia el final del video.

Previamente, también había hecho foco en la crisis de la basura. «Esta situación nos exige dar una respuesta inmediata para tener una ciudad limpia, pero también nos obliga a pensar con seriedad cuál es el modelo y el futuro de gestión de los residuos que queremos para Santa Fe. Hoy nuestros residuos son un problema y el desafío es convertirlos en un verdadero recurso».

Y los barrios

El mayor aplauso lo arrancó con una frase que no estaba en la versión del discurso que se difundió en la prensa. Jatón improvisó «no puede ser que un vecino tenga que caminar 20 cuadras para ir a tomar un colectivo». El tema del discurso fue la grieta real entre el centro y la periferia de la ciudad. Sobrevoló de manera transversal en todo el texto leído en poco más de 20 minutos. La ovación se produjo cerca del final, cuando terminó de repasar su agenda de trabajo en materia de fragmentación y precarización territorial, alumbrado, barrido, limpieza, vivienda y espacios públicos: «Sin barrios no hay Santa Fe».

Como novedad, llamó a la conformación de un Gabinete Social, un «espacio de articulación principal para la gestión de las políticas barriales». Estará conformado por las Secretarías de Integración y Economía Social, Ambiente, Desarrollo Urbano, Cultura y Educación, Obras y Espacios Públicos y Cuidados y Acción Social. También llamó a la creación de un Consejo Económico Social, con conformación de lo público y lo privado, en función de encarar la pobreza en la ciudad: «no debemos olvidar y lo digo en plural a las más de cinco mil familias que no pueden acceder a la alimentación básica diaria. Muchos sobreviven a tan solo diez minutos de la peatonal santafesina».

Dedicó un tramo especial a un nuevo ámbito de gestión, la Secretaria de Cuidados, que estará a cargo de Victoria Rey: «Vamos acompañar, con políticas de inclusión y accesibilidad, en las distintas etapas de vida de las personas: las infancias, las juventudes, las mujeres, los adultos mayores y los más vulnerables».

Donde más apeló al quiebre entre el centro y la periferia fue en el área de cultura: «Cultura pública y accesible, en cada barrio. Descentralizada e inclusiva. Para que Santa Fe se desarrolle y tenga vida como ciudad mucho más allá del centro y de los bulevares», prometió Jatón.

«Convoco a cada santafesino y a cada santafesina, de todos los ámbitos, de todos los espacios de trabajo, de todos los quehaceres, de todas las formas de pensar, a construir una Santa Fe mejor, una Santa Fe de futuro, una Santa Fe que puede más», cerró el intendente. Salió bastante rápido a guarecerse en una de las oficinas adyacentes a la sala de reuniones Zapata Gollán, donde luego daría la conferencia de prensa. El ex conductor del noticiero de Canal 13 estaba con los ojos rojos, emocionado.

En la explanada

Ya frente a la militancia socialista, Jatón tomó los compromisos de su gabinete. De fondo, el Palacio Municipal y los empleados continuaban con su trajín diario, que nunca se detiene. Pocos segundos antes, dentro del recinto, el intendente tiró su deseo: «Queremos ser la mejor ciudad del país». Acaso sea demasiado; apenas con un poco más de equidad alcanza.

Jatón y su gabinete, en la explanada de la Municipalidad.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí