El asesinato de la testigo en causas por delitos de lesa humanidad, en 2010, conmovió a Rafaela. En agosto comienza el juicio por delitos de lesa humanidad que la tenía como víctima y principal denunciante.

A ocho años del asesinato de Silvia Suppo, víctima y testigo en causas por delitos de lesa humanidad en Santa Fe, no hay avances en la Justicia para dar con los autores intelectuales de su crimen. Pero sí comenzará, el próximo 30 de agosto, el juicio a cuatro ex policías por los delitos cometidos contra ella y otros seis jóvenes de Rafaela entre 1978 y 1980. Se la conoce como causa Hattemer o Megacausa Rafaela y tuvo a Suppo como a una de sus primeras denunciantes y principales impulsoras.

Era martes 25 de enero de 1977 cuando en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, en el barrio 9 de Julio de Rafaela, se celebraba el casamiento Patricia Boggio y Oscar Hattemer. Durante la ceremonia, una tía de Patricia vio a hombres desconocidos parados en el fondo, pero no le dio importancia. Cuando salían de la iglesia, frente a toda la familia, agentes armados detuvieron a Reinaldo, hermano de Oscar. Se lo llevaron y hasta hoy continúa desaparecido.

Reinaldo Hattemer.
Reinaldo Hattemer.

Reinaldo tenía 22 años y era novio de Silvia Suppo. Planeaban casarse la semana siguiente. La de Reinaldo fue la primera de una seguidilla de detenciones ilegales de jóvenes con militancia política y social en Rafaela. Los siguientes detenidos fueron Hugo Suppo –hermano de Silvia– y Rubén Carignano, el 23 de mayo de 1977; Silvia Suppo y Jorge Destéfani, el 24 de mayo; y Graciela Rabellino y Ricardo Díaz, el 31 de mayo.

Todas fueron privaciones ilegítimas de la libertad seguidas de tormentos perpetrados, en su mayoría, en la Comisaría Cuarta de Santa Fe, en el centro clandestino de detención “La Casita” y en la Guardia de Infantería Reforzada. A Carignano lo mataron, lo encontraron ahorcado en su celda el 28 de mayo de 1977. Hugo Suppo pudo escapar del Hospital Cullen, adonde había sido trasladado después de la tortura; tuvo que exiliarse y hasta hoy vive en el exterior. A Silvia Suppo la torturaron, la violaron, la dejaron embarazada y le realizaron un aborto forzado. La dejaron en libertad condicional en diciembre de 1978.

Jorge Destéfani sufrió torturas en la Comisaría Cuarta, en la “La Casita” y en la Guardia de Infantería Reforzada. Luego lo llevaron a la cárcel de Coronda, Caseros y La Plata. Fue liberado en diciembre de 1980. Tiempo después, formaron pareja con Silvia Suppo y tuvieron dos hijos: Marina y Andrés, hoy únicos querellantes en la Megacausa Rafaela. Jorge murió de cáncer en 2009 y a Silvia la mataron el 29 de marzo de 2010.

Ricardo Díaz y Graciela Rabellino, marido y mujer,  también sufrieron múltiples y reiterados tormentos. Ella recuperó su libertad el 24 de diciembre de 1978 y Ricardo, el 30 de noviembre de 1980. Junto con Hugo Suppo son las únicas tres víctimas con vida de la megacausa.

“Cuarenta años es mucho tiempo”, dijo Hugo Suppo al ser consultado por Pausa sobre qué siente ante el juicio. “La optimista máxima popular dice que ‘La justicia tarda pero llega’,  pero cuánto mas rápido es mejor para preparar el futuro, porque las heridas abiertas nunca cicatrizan”, dijo, y consideró a los políticos y al Poder Judicial como los principales responsables de las demoras.  

Los acusados

Los acusados en la causa Hattemer son cuatro ex policías: Ricardo Silvio Ferreyra, comisario inspector retirado, Juan Calixto Perizzotti, comisario mayor retirado, María Eva Aebi, ex sargento primero y Oscar Adolfo Farina, comisario inspector retirado. Farina es el único imputado por delitos de lesa humanidad en la provincia que llega a juicio excarcelado. Durante una audiencia preliminar, el pasado lunes, la Fiscalía Federal y la querella pidieron que quede en prisión. Farina fue detenido en 2012 y luego excarcelado. Está acusado de privación ilegítima de la libertad, tormentos y el aborto forzado al que sometieron a Silvia Suppo.

Ferreyra está acusado de privación ilegítima de la libertad, tormentos, violación sexual de Silvia Suppo y el asesinato de Carignano; Perizzotti, privación ilegítima de la libertad, tormentos y coautor de aborto; y Aebi, también privación ilegítima de a libertad, coautora de tormentos y aborto, entre otros delitos. Los tres se encuentran en prisión (Perizzotti y Ferreyra, domiciliaria) y ya tienen condenas por delitos de lesa humanidad.

Ocho años de impunidad

Otro de los acusados era el represor Jorge Diab, también condenado por crímenes durante la última dictadura, que murió en mayo de 2015. La muerte llegó antes que la justicia en otros dos casos: el ex jefe de la Policía de Rafaela, Ítalo Falchini, y el ex integrante de los servicios de inteligencia, Felipe Miglietto, ambos señalados por las víctimas y por el Espacio Verdad y Justicia por Silvia Suppo como responsables de los crímenes cometidos en Rafaela.

En 2013, la Justicia ratificó que las violaciones sexuales en centros clandestinos son delitos de lesa humanidad y parte del plan criminal de la dictadura. Así lo había resuelto la Cámara Federal de Rosario, cuando confirmó el procesamiento de Diab y Ferreyra, a quienes consideró partícipes necesarios del delito de violación sexual de Silvia Suppo.

El juicio

El juicio, que comenzará el próximo 30 de agosto, tendrá como jueces a Luciano Homero Lauría (presidente), José María Escobar Cello y María Ivon Vella (vocales). Las audiencias serán los jueves y viernes y se estima que se resolverá en 10 jornadas. Habrá 29 testigos, según informó a Pausa la Fiscalía, y están previstas dos inspecciones judiciales: una a la antigua Comisaría Cuarta y otra la Guardia de Infantería Reforzada.

Como acusadores estarán el Fiscal General Martín Ignacio Suárez Faisal y la querella, formada por los abogados Guillermo Munné y Lucila Puyol, que representan a los hijos de Suppo y Destéfani.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here