El 3 de junio está instalado desde el año pasado como un día de lucha contra la violencia de género. Tanto en 2015 como en este 2016, las movilizaciones pidiendo Ni Una Menos fueron convocantes, masivas y en todo el país. Pero los crímenes que ya registra este octubre récord, al que todavía le quedan algunos días en el calendario, no pueden esperar hasta el próximo 3 de junio.

Las estadísticas, siempre parciales y hechas a pulmón por las organizaciones sociales, daban una mujer asesinada cada 30 horas, pero sólo en los últimos 18 días ya se cometieron 20 femicidios, es decir que hoy, en Argentina, muere una mujer cada 21 horas, por ser mujer.

Con el Encuentro Nacional de Mujeres aún latente, la noticia de la tortura y muerte de Lucía Pérez en Mar del Plata, recrudeció la ira, la furia, el hartazgo ante una situación que demanda, de una vez por todas, acciones concretas y urgentes por parte del Estado.

paromujeres
Desde las redes sociales comenzó a gestarse así la idea de realizar un paro de mujeres, el cual se definió en una reunión convocada de urgencia entre más de 50 agrupaciones y sindicatos en la sede porteña de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

El colectivo Ni Una Menos se puso al frente de la convocatoria y en poco menos de una semana las adhesiones se multiplicaron no sólo en cada rincón del país sino también en el resto del mundo: Bolivia, Perú, Paraguay, Uruguay, Brasil, Guatemala, México, Chile, España y Francia, tendrán diversas manifestaciones de apoyo y solidaridad con la jornada de lucha de las mujeres argentinas.

Paro de mujeres, movilización conjunta

El paro prevé un cese de todas las actividades que realizan las mujeres, entre las 13 y las 14 horas, con visibilización en los lugares de trabajo –se sugiere la utilización de ropas de color negro– y en las calles. Según explica la convocatoria en las redes sociales: “juntas decidimos parar: las que tienen un empleo formal y las que no, las cooperativistas, las precarizadas, las que trabajan en tareas de cuidado y no reciben salario, las desocupadas, las estudiantes, las artesanas y artistas, todas”. En la ciudad de Santa Fe, habrá una concentración a las 17.00 en la plaza del Soldado y desde allí se marchará hasta la Casa de Gobierno.

Desde la organización a nivel nacional, explicaron que el paro de actividades será realizado exclusivamente por mujeres, como una forma de visibilizar la importancia de su presencia y su trabajo en los diversos ámbitos, y se pide a los varones sumarse a las movilizaciones, siempre dejando el lugar protagónico del reclamo a sus compañeras.

Los reclamos

La Mesa Ni Una Menos Santa Fe, conformada por organizaciones feministas, sociales, académicas, sindicales y agrupaciones políticas, emitió un comunicado en el cual expuso los reclamos concretos que se realizarán en la concentración de hoy. Entre otros, plantean: “la instrumentación en su totalidad y con la asignación presupuestaria correspondiente a la ley 26.485 de violencia contra las mujeres en todos los niveles del Estado (nacional, provinciales y municipales); garantizar y profundizar la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos; funcionamiento del Cuerpo de Patrocinio Jurídico Gratuito a las Mujeres; funcionamiento de las defensorías barriales (zonales) con personal capacitado e idóneo con perspectiva de género; al poder ejecutivo provincial que dé respuestas integrales en los Ministerios de Salud, Educación y en especial al de Seguridad”.

El silencio oficial

Ni el presidente Mauricio Macri, ni la vicepresidenta Gabriela Michetti, ni la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, se manifestaron respecto de la ola de femicidios de los últimos 12 días ni sobre el Primer Paro Nacional de Mujeres.

El único organismo oficial que se pronunció al respecto fue el Consejo Nacional de la Mujer, ente rector de las políticas públicas en materia de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres en Argentina. En su página de Facebook fue publicado un comunicado, en el cual destacaron que no se adherirán al paro porque desde allí se coordina la atención de la Línea 144, que funciona las 24 horas; además fundamentaron que en días donde se realizan este tipo de manifestaciones se duplican las llamadas de las mujeres que piden ayuda.


Quien sí se pronunció al respecto, fue la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo hizo a través de una carta titulada Lucia. Ni una Menos, en la que expresa: «Mi corazón estará en la marcha de cada una de las mujeres que se movilicen este miércoles. Junto a cada compañera. Sea cual sea su color partidario, que nos reivindicó en la política, en los sectores sociales, y en cada grito que reclamó por nuestra igualdad política y social”. El texto completo puede leerse en su página web.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí